N° 119: 10 de abril de 2019

Queridos/as hermanos/as,

            Me comunico con ustedes para dar seguimiento a la carta anterior (# 118) sobre la Asamblea General de la Red EU-LAT celebrada en Bruselas el 2 y 3 de abril.

            Aquí les informo sobre un tema muy importante que tratamos:

 ‘Los derechos humanos y empresas en el marco de las relaciones de la Unión europea y América Latina.

            Desde los años 70 las organizaciones y movimientos de la sociedad civil han estado pidiendo la adopción de regulaciones internacionales vinculantes para las empresas internacionales. Un disertante nos dio algunas nociones al respecto. En primer lugar señaló un contraste entre la primacía de los derechos humanos sobre cualquier otra política pública, comercio, inversión, cooperación al desarrollo, que es regulada por una ley internacional por un lado y por el otro la obligación de los estados para proteger las actividades del sector privado.  En la práctica vemos que las empresas, sobre todo las trasnacionales, cometen abusos contra los derechos humanos. En realidad las trasnacionales tienen derechos pero no obligaciones. Las políticas públicas así lo permiten. La impunidad reina por todos lados. No es fácil para los estados, si quisieran, controlar la situación al respecto.  Pues existen oscuras redes de inversión que dificultan la rendición de cuentas de actores involucrados. Aquí hablamos de empresas, bancos, holdings, financiadores, agencias, pensiones, bancos de desarrollo que están entre ellos entrelazados. Quién es responsable de qué?

           

            De manera que hasta la fecha las principales normas vigentes adoptadas son meramente voluntarias y no se ha logrado la protección efectiva requerida de los derechos humanos de las comunidades y personas afectadas por actividades comerciales, especialmente de carácter transnacional.

            Tras el intenso apoyo realizado por un gran grupo de actores de la sociedad civil, el Consejo de  Derechos Humanos de la ONU adoptó en 2014 una resolución que crea un Grupo de Trabajo  Intergubernamental con el mandato de elaborar un instrumento internacional jurídicamente vinculante sobre empresas trasnacionales con respecto a los derechos humanos.

            Durante las tres primeras sesiones, de 2015 a 2017, este grupo de trabajo discutió el contenido, el alcance, la naturaleza y la forma del futuro tratado.       En 2018 las negociaciones conversaron sobre la base de un borrador, presentado por el presidente del grupo de trabajo.     La sociedad civil ha estado muy activa durante todo este proceso. 

La Unión europea.

            La Unión europea no estaba a favor de disposiciones vinculantes. Al menos al principio su comportamiento era perturbador, incluso atacando el proceso.  Ahora su enfoque va más en dirección de los principios de la ONU de 2011. Ahí se habla de tres ejes: proteger a la población de los efectos adversos, respetar los derechos humanos y un remedio para las víctimas de eventuales violaciones. Pero otra vez más estos principios son voluntarios.  Y la experiencia nos enseña que medidas voluntarias no funcionan.  Vemos que empresas ‘con alto grado de responsabilidad social empresarial‘ están implicadas en abusos de derechos humanos.

Incluso cuando los estados desean proteger a los defensores de derechos humanos del impacto adverso de las actividades corporativas, estos esfuerzos pueden verse socavados por las obligaciones que los mismos estados tienen desde hace años ante las leyes de comercio e inversión que sí son vinculantes, sólidas y detalladas. En cambio los instrumentos de derechos humanos destinados a proteger a personas y pueblos afectados contra las vulneraciones y delitos corporativos siguen siendo hasta la fecha muy vagos y no vinculantes. 


EU-LAT  está elaborando un documento con las estrategias y acciones concretas que vamos a manejar en el trabajo al respecto. 

Hasta aquí esta misiva                                                                          

Guido De Schrijver                                                                                      SICSAL-EUROPA  

Geef een reactie

Het e-mailadres wordt niet gepubliceerd. Vereiste velden zijn gemarkeerd met *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.