A la Red de SICSAL (# 113): 7 de enero de 2019

Queridos/as hermanos/as,

            Me comunico con ustedes para hacerles llegar la carta que las comunidades de base de la ciudad de Brujas, Bélgica enviaron a las Comunidades de base de Zacamil, San Salvador con oacsión del 50 aniversario del actuar solidario de aquellas comunidades salvadoreñas.

Brujas, 4 de enero de 2019

Estimados hermanos y hermanas de las Comunidades de Base de Zacamil, San Salvador.

Cordialmente les felicitamos con su aniversario de oro:

50 años Comunidades Eclesiales de Base de El Salvador 1969 – 2019

         De hecho, Ustedes no son solamente nuestros hermanos y hermanas, pero también son nuestros padres y madres. Sus palabras y sus hechos llamativos, su compromiso e inspiración contagiosos, su permanente entusiasmo volaron hacia nosotros en el año 1977 a través de Pedro Declercq y Guillermo Denaux y lógicamente después también de Rogelio Ponseele, Luis Van De Velde y otros más. Pedro estaba justo aquí de vacaciones cuando Guillermo fue secuestrado por la Guardia Nacional, se recuerdan, y quién fue, igual como varios sacerdotes extranjeros, hermanas y trabajadores para el desarrollo,  expulsado del país.

         En espera de poder regresar a América Central para poder insertarse en la solidaridad internacional, Pedro y Guillermo visitaron asociaciones, escuelas, iglesias y más para dar testimonio de su entrega heroica a través de las comunidades de base, entre otras, Zacamil.              

         Repentinamente el entonces obispo de Brujas, Monseñor Desmedt, se dio cuenta de eso y pidió a Pedro y Guillermo si también podrían crear aquí, donde nosotros, comunidades de base, ahora que de todos modos tenían que quedarse por más tiempo en Bélgica por no poder regresar a El Salvador. Y ellos contestaron de todo corazón que sí.

El 1 de mayo de 1977 iniciaron con sus primeras visitas domiciliarias. De allí surgieron las primeras tres comunidades. Y de estas tres comunidades surgieron nuevas, y cada vez más nuevas comunidades.

         Queridos padres y madres de Zacamil. Porque Ustedes dijeron hace 50 años: “SÍ” a las comunidades de base, nosotros también nos hemos unido hace 42 años o después con ustedes por su ejemplo inspirador y nos declaramos dispuestos a luchar por más justicia y solidaridad. De esa manera nos hicimos familia con ustedes en la lucha por otra y mejor sociedad.

         Además, Ustedes nos han dado en el transcurso de los años, inolvidables regalos, dones de Dios podríamos decir. Pensamos en sus mártires Octavio y Silvia y muchos otros, pero especialmente pensamos en su obispo Oscar Arnulfo Romero, para mientras San Romero, que finalmente también se hizo nuestro obispo. A través de Ustedes lo pudimos conocer como la Voz de los sin voz. También pudimos encontrarnos con él aquí en Brujas el jueves 31 de enero de 1980, unas semanas antes de que lo asesinaron, el 24 de marzo del mismo año. Dos acontecimientos impresionantes en nuestra historia.

         Queridos padres y madres, aquí también resucitó Monseñor Romero en hechos y palabras. Hemos intentado hasta el día de hoy a difundir su mensaje y dar voz a los que casi no la tienen o no la tienen del todo. Desde 1980 hasta ahora recordamos cada año alrededor del 24 de marzo a San Romero, sus palabras y sus hechos. Inspirados por su “Opción preferencial por los Pobres” hemos conocido lugares entre nosotros donde son los pobres quienes toman la palabra. Hemos formado nuevos grupos en barrios donde la gente ya no tenía esperanzas. Muchos de nosotros buscan contactos con los presos y sus familias; otros se solidarizan con movimientos queluchan por la paz en nuestro país y en el mundo o se entregan en la lucha en torno al cambio climático. Actualmente nos preocupan sobremanera los refugiados en nuestro país; intentamos informarnos correctamente y dar apoyo material y ayudarles en la integración, lo que no es tan sencillo. De la misma manera seguimos interesados de cerca sobre ustedes, su historia y su país El Salvador. A través de nuestra revista “Información de Centro América” nos seguimos informando.

         Por ustedes, queridos padres y madres, hemos conocido la esperanza como una fuerza que nos empuja siempre de nuevo hacia el camino de un mejor futuro.

         Cordiales saludos desde Bélgica: esperamos igual que ustedes, que tengan una fiesta maravillosa de la solidaridad de las comunidades de Zacamil.

Gracias por su ejemplo. Juntos por un mundo mejor.

Algunos responsables en nombre de las Comunidades de Bélgica,

Bea, Anne, Marijke, Geert, Ignace, Jef, Marie Jeanne, Bernard, Hilde, Annie, Rose Anne.

Hasta aquí esta misiva                                                                         

Guido De Schrijver

SICSAL-EUROPA

Geef een reactie

Het e-mailadres wordt niet gepubliceerd. Vereiste velden zijn gemarkeerd met *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.